La segunda vuelta

Por Erick Morales Romero

La Reforma política es un tema que se encuentra dentro de la agenda pública de México; pues es de vital importancia que los procesos electorales del país se lleven a cabo con reglas que ayuden a fortalecer la tan mermada democracia nacional. Un punto sustancial es la posibilidad de instaurar la segunda vuelta electoral –también conocida como balotaje–; pero hay que analizar los beneficios y desventajas que esta opción puede traer consigo.

La segunda vuelta electoral tiene como objetivo que los cargos públicos sean obtenidos por candidatos que recibieron más de la mitad de los votos emitidos durante una contienda política. Existen diferentes tipos de balotaje, sin embargo, en la actualidad la mayoría de los países que lo utiliza sólo emplean uno; éste se aplica cuando ningún candidato alcanzó el 50 por ciento más uno de la totalidad de votos emitidos por el electorado y solamente participan los dos partidos que conquistaron la mayor cantidad de ellos.

Dicho lo anterior, la respuesta es categórica: México necesita implementar el balotaje en sus elecciones presidenciales; ya que así evitaría que lleguen al poder presidentes que sólo son respaldados por el 35 por ciento del electorado y que tienen en contra al 65 por ciento de ellos. Por ejemplo, en 2006 Felipe Calderón Hinojosa ganó con el 35.89 por ciento y en 2012 Enrique Peña Nieto venció con el 38.21.

Si se toma el caso reciente de 2012, en el que el ganador no contó con el apoyo del 61.79 por ciento de los votantes, la segunda vuelta hubiera sido entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Lejos de pronosticar quién hubiese sido el vencedor, lo seguro es que el país tendría un presidente que consiguió más de la mitad de los votos, es decir, que fue elegido por la mayoría.

Ilustración: Monserrat Segura

Ilustración: Monserrat Segura

Además, la segunda vuelta daría pauta a victorias más legítimas, pero sobre todo más contundentes, pues el contrincante y partido o coalición perdedores tendrían menos armas para cuestionar los resultados de la contienda, por supuesto, siempre y cuando éstas se realicen con honorabilidad y ecuanimidad por parte del órgano regulador.

Una de las ventajas más importantes del balotaje es que el electorado tendría una segunda oportunidad para reflexionar su voto; de esta forma podría cambiar o mantener su preferencia hacia a un proyecto de nación; y principalmente, adquiriría la seguridad de que el contendiente ganador contaría con la confianza y la aceptación de la mayoría de los mexicanos.

Catorce países de América Latina han adoptado la segunda vuelta para vigorizar sus procesos electorales y han obtenido resultados positivos; el primordial es que sus representantes políticos son elegidos por más de la mitad de los votantes. No obstante, dada su falta de inexperiencia en este terreno, México debe comenzar por establecer el balotaje sólo en las elecciones presidenciales.

La principal razón es porque organizar una segunda vuelta no es nada sencillo. Primero, porque el IFE tendría la responsabilidad de establecer un plazo determinado después de la primera elección para ejecutar la segunda vuelta; además, gastaría una fuerte cantidad de millones de pesos en la impresión y distribución de todo el material electoral; asimismo, tendría sobre sus manos la responsabilidad de orientar al electorado sobre las nuevas elecciones.

Este último punto es fundamental, ya que en el caso de Latinoamérica las segundas vueltas han registrado una participación menor que en la primera ronda por parte del electorado. De lo que se trata es que el presidente sea elegido por la mayoría, y no que ésta se disfrace y que realmente sea la minoría quien decida. Por ejemplo, si inicialmente votan 50 millones de personas, se debe evitar que en el balotaje sólo voten 30 millones, sino por el contrario, vuelvan a participar el número original.

Es necesaria una buena planeación por parte del IFE o del órgano que regule la elección, con el fin de ejecutar con éxito esta opción. Por tanto, México debe experimentar en primera instancia en la contienda presidencial y dependiendo de los resultados, ampliarla o no a nivel estatal, municipal y local.

Otro punto que si no se trabaja correctamente podría tornarse negativo es que el electorado posiblemente sentiría que sólo tiene dos opciones para elegir, y esto fomentaría su abstencionismo, del cual ya se explicó que puede traer provocar un efecto contrario a lo que se pretende. Sin embargo, una probable solución es que en la segunda vuelta, los partidos con pocos votos puedan hacer alianzas con los dos contendientes finales para fomentar la participación de sus simpatizantes.

Aunado a estas alianzas políticas, se lograría que el Ejecutivo tenga un apoyo sustancial por parte poder Legislativo: la Cámara de Diputados y de Senadores. De esta forma, será más fácil emprender diversas reformas que tendrían como principal característica el consenso, aspecto vital y casi ajeno de la vida pública del país.

Ilustración: Monserrat Segura

Ilustración: Monserrat Segura

La segunda vuelta también representa un doble gasto para la impresión, distribución y el conteo final de las nuevas boletas electorales, así como de los gastos extras. Lo anterior es definitivamente un punto negativo, pero se podría solucionar otorgándoles a los partidos políticos menos dinero para sus campañas.

México tiene la posibilidad de dar un paso muy importante hacia un futuro más democrático. Sin embargo, para ello debe analizar la experiencia de otras naciones y darle solución a las desventajas antes mencionadas, que se podrían evitar con una buena planificación. El país requiere, más allá del balotaje, tener un presidente que sea electo por la mayoría y no por una pequeña fracción de los votantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s