Guerreras en combate II

Dolores Knolle la primera mujer en México en convertirse medallista olímpica

Por Karla Monserrat Neri Villafaña

No importó que fuera la única niña de su generación que practicara lo que se definía entonces como karate. Y es que todo inició cuando a los 8 años de edad como regalo de cumpleaños, Dolores Knolle pidió a su padre clases de karate, su pasión la convirtió en la primera niña cinta negra de México en Taekwondo, y tiempo después en la primera medallista olímpica y mundial.

Desde el primer momento en que empezó a practicar se dio cuenta que había quedado enganchada en el deporte. Dolores tenía el perfil adecuado para dedicarse al taekwondo, pues desde pequeña fue muy activa. Hasta los 15 años de edad compitió con hombres, puesto que no había mujeres que lo practicaran.

“Al ser una niña que competía con hombres, me veían como algo muy raro, pues cada vez que competía muchos de mis amigos me decían que no les gustaba hacerlo conmigo porque los hacía llorar, otros cuando sabían que les tocaba conmigo pues sabían que no iba a estar fácil, entonces para mí fue una pasión y ahora es una forma de vida” recuerda Dolores.

Su padre fue el encargado de llevarla a los torneos, mientras que a su mamá no le agradó asistir a ellos, decía que no le gustaba ver cómo le pegaban a su hija. Sus hermanas eran sus fans número uno, en cada torneo eran las primeras en darle ánimos y cumplir la función de animadoras.

Es así como hasta la universidad, Dolores llevó a la par sus actividades escolares con las del taekwondo. Después de recibir su título como Licenciada en Diseño Gráfico en la UAM Azcapotzalco decidió dedicarse por completo al deporte, afortunadamente fue en el momento en que las mujeres empezaron a incursionar en esta disciplina.

Su pasión y dedicación por el taekwondo la llevó a competir en un gran número de torneos nacionales, pero no fue hasta en 1985 cuando Dolores se trasladó a Corea para participar en un evento de exhibición.

Para 1988 cuando se hace la primera inclusión del taekwondo en Juegos Olímpicos como deporte de exhibición, no quedó en el equipo.

”Me tocó quedar fuera de una Selección Olímpica, no por mi calidad competitiva deportiva sino por políticas y por intereses ajenos”, afirma.

Tal fue su decepción que decidió retirarse por un año, cuando hubo cambios de presidencia en la Federación decidió regresar, sin importar que no contaba ni con entrenamiento ni con motivación.

Después, en la Selección Nacional, compite en una categoría más arriba, en la cual gana una medalla. Gracias a ese triunfo tuvo el pase para competir en el Segundo Campeonato Mundial en Corea 1989, desafortunadamente Dolores se lesiona y no obtiene medalla.

No pasó mucho tiempo cuando le informaron que competiría en los Panamericanos, pero eso no fue posible porque Cuba no aceptó la participación de mujeres en el deporte. En 1991 participó en el tercer Campeonato Mundial en Atenas Grecia en la categoría (Light) en donde obtuvo la medalla de bronce, ahí se anunció que el Taekwondo sería nuevamente deporte de exhibición en los Juegos de Barcelona.

En estos juegos sólo se hizo la invitación a tres categorías la Fin (menos de 43 kilos), Fly (menos de 47 kilos) y Feather (menos de 55 kilos) para lo cual Dolores tuvo que someterse a una dieta rigurosa. Es así como llega a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, donde gana el tercer lugar de entre las ocho mejores competidoras. Su ideal de competir en aquellos Juegos Olímpicos tan anhelados se hizo realidad y resultó una medalla de bronce.

Foto: Cortesía del periódico El Imparcial

Foto: Cortesía del periódico El Imparcial

Dolores cree que su carrera competitiva no fue muy extensa:

“Fue corta la carrera por que para los Juegos Olímpicos yo tenía 28 años y pues ya era una edad en la que te consideran grande y a parte en el 96 ya no hubo taekwondo, porque fue oficial hasta el 2000. Entonces esperar 8 años era demasiado, tendría 36 años. De poder se puede pero mantener el ritmo de entrenamiento es muy pesado”.

Tuvo la fortuna de competir en varios lugares dentro y el extranjero, estuvo en países como Corea, Alemania, Grecia, después España y de ahí a algunos campamentos en Cuba y Estados Unidos. Sus padres fueron quienes patrocinaron todos estos viajes ya que con la beca tan modesta de 600 pesos que tenía no alcanzaba a cubrir los gastos que se requerían

“No es como ahora que la Conade (Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte) o el país te pagan los viajes”, comenta Dolores.

Hace ocho años regresó a Corea para competir, pero ahora en la modalidad de forma, ya como adulto, cuenta que esta experiencia nuevamente la llenó de mucha satisfacción:

“Bueno, no me fue tan mal, quedé en décimo lugar mundial pero eso fue casi 20 años después de haber ganado la medalla olímpica”.

Esta competidora opina que el taekwondo ha pasado por varias transformaciones a través de los años; sin embargo en lo que no ha cambiado mucho es la apreciación que tiene el público por este deporte. “La gente no entiende que el esfuerzo es el mismo y que el hecho de participar en Juegos Olímpicos vas con lo mejor del mundo, que a pesar de ser de exhibición iban los ocho mejores del mundo, no iba cualquier persona, entonces el entrenamiento, el esfuerzo es el mismo que cualquier otro deportista, pero desafortunadamente se hace una gran diferencia entre el deportes de exhibición y el deporte oficial”.

Puntualiza que el taekwondo es un deporte muy representativo de México porque en todos los Juegos Olímpicos que se ha presentado ha tenido medalla, “somos diez medallistas olímpicos hasta la fecha. Y son 5 Juegos Olímpicos, entonces un promedio de 2 medallas por juego que ningún otro deporte se ha dado con esa contundencia continuamente”.

Quizá ya pasó la etapa en la que ella competía, pero la atracción que tiene por el deporte la llevó a dar más, pues se convirtió en la fundadora, directora e instructora del taller de defensa personal Model Mugging México; Vicepresidenta e instructora de la organización Absolute TaeKwon Do Co, pertenecer a la Mesa Directiva de la Asociación Mexicana de Medallistas Olímpicos de la Comisión de Mujer y Deporte del Comité Olímpico Mexicano.

Tampoco olvida su paso por la televisión en el 2000 y 2004 como comentarista y especialista de taekwondo para grupo Televisa en los Juegos Olímpicos de Sídney y Atenas.

Atenas 1991 Foto: Mundotaekwondo.com

Atenas 1991 Foto: Mundotaekwondo.com

Después de 20 años ha sido reconocida a nivel mundial en la ceremonia del Salón de la Fama del Taekwondo que se llevó a cabo en Las Vegas el pasado 18 de Octubre, Dolores asistió junto con otros tres medallistas que participaron cuando el taekwondo era un deporte de exhibición en el programa de los Juegos Olímpicos, para ella ha sido un gran reconocimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s