Los sabores de la comida iraní

Por Eloísa Santana Salas y Fátima Pruneda Rivero

Después de prender el asador, cada brocheta se coloca para cocerse. Foto Denise Urquiza

Después de prender el asador, cada brocheta se coloca para cocerse. Foto Denise Urquiza

Cerca del metro Revolución, en la calle Thomas Alva Edison 95 de la Colonia Tabacalera hay un lugar que por la fachada pareciera una fonda cualquiera, sin embargo se trata de un restaurante que guarda un menú diferente: el de la comida iraní.

El Restaurante Café Gourmet ofrece de lunes a jueves comida corrida mexicana pero los fines de semana cambia su concepto y decoración para preparar comida iraní a las personas que gustan los sabores orientales o para alivianar las nostalgias de algunos iraníes que están en México y buscan la sazón de su país.

Hassan, Victoria y Mahyar llegaron a México hace cuatro años con el fin de conocer el país, sin embargo, decidieron quedarse a vivir aquí. Hace un año, les llegó la oportunidad de cocinar para Café Gourmet, al principio sólo lo hacían por pedidos pero hace 4 meses se decidió, junto con la dueña, que ellos tuvieran a su cargo el menú completo de los fines de semana.

La comida iraní se caracteriza por la mínima utilización de grasas, además, en comparación con la mexicana, el proceso es mucho más tardado, cocinar es cuestión de horas. Aunque hay ingredientes que se pueden conseguir fácilmente en México, otros son importados y se piden en las tiendas de las comunidades iraníes que radican en Estados Unidos, así Hassan y Victoria las reciben en un intervalo de 2 a 3 meses.

Un ingrediente muy importante es el azafrán, un sazonador obtenido de una flor, que tiene un sabor ligeramente amargo pero contrastantemente, un aroma un poco dulce que al combinarlo con el arroz lo pinta de amarillo brillante.

Cada platillo es preparado por el matrimonio Mohmannavazan, toda la comida es tradicional y se procura por la utilización de todos los ingredientes que la caracterizan. Cada comida proviene de recetas originales de Irán.

Crónica del menú iraní

Foto Denise Urquiza

Foto Denise Urquiza

El menú que la familia Mohmannavazan preparó para CULTURBAL y sus comensales consistió en algo muy tradicional: una sopa de avena, arroz, como plato fuerte Shish Kebab, ensalada, agua de tamarindo y un cremoso postre.

Al medio día se comenzaron a preparar los platillos, previamente Hassan acudió por la carne a un establecimiento musulmán, donde se respetan los lineamientos al sacrificar a los animales, según su religión. Ésta posteriormente fue refrigerada para que al momento de hacer las brochetas y colocarlas en la parrilla no se deshicieran.

Victoria Sabori comenzó con la preparación, primero coció del arroz y la sopa de avena, esta última muy popular en la dieta persa. Consiste en una mezcla de avena entera y verduras como la zanahoria, el cilantro y el perejil, seguido de algunas especias para condimentar.

Esta sopa además de ser unos de los platillos representativos de la cocina iraní, es un alimento energético del cual se obtienen innumerables beneficios para la salud ya que su consumo contribuye a la reducción de los niveles de colesterol, asimismo disminuye la presión arterial y regula el nivel de azúcar en la sangre.

El arroz, a comparación del que se prepara en México, tuvo como base una larga cocción al vapor y para condimentarlo sólo fue necesario agregarle mucha sal y azafrán.

Hassan hizo el plato principal: Shish Kebab, que consistió en la preparación de brochetas de carne de res, mismas que fueron preparadas con cebolla rallada para disminuir el jugo que ésta arroja.

Una vez integrados todos los ingredientes a la carne, se les dio forma a las brochetas, mismas que se refrigeraron un rato más. Este alimento se cocinó en una plancha a las brasas y se acompañó con jitomates enteros asados.

Al término de la preparación de todo el menú, que se llevó en más de 4 horas, toda la comida fue servida y decorada: el Kebab con ensalada de lechuga y jitomate, acompañada de unas gotas de aderezo dulce.

Primero se sirvió la sopa, la cual tenía una consistencia espesa pues al introducir la cuchara, del fondo se obtenían pequeños trocitos de avena con zanahoria. El arroz condimentado con azafrán, la ensalada y las brochetas de las que destacaba un fuerte sabor a cebolla.

Y para terminar, el postre consistió en unos plátanos cremosos, espolvoreados con canela, una porción ideal para llenarse, esta experiencia dejó un gran sabor de boca, un buen sabor iraní.

Menú completo: $70.00 pesos (Incluye sopa, guisado, postre y agua)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s