Entre actores suicidas y periodistas muertos

Por Erick Morales Romero

“Lo importante no es morir ni a qué edad se muere, sino lo que uno esté haciendo en el momento de su muerte”, sostiene la filósofa francesa Muriel Barbery. Estas líneas treparon a la cúspide de mis pensamientos mientras observaba la obra Prohibido Suicidarse En Pimavera del dramaturgo y poeta español Alejandro Casona; y que la profesora Leticia Urbina Orduña se ha encargado de adaptar y dirigir con ayuda de la compañía de teatro independiente Sociedad de Periodistas Muertos.

La trama

La historia narra lo acontecido en “el hogar del suicida”, lugar en el que navegan a la deriva diversos personajes con una misión muy peculiar: suicidarse. Sin embargo, todo cambia radicalmente para ellos con la llegada de dos periodistas, quienes los inyectan, de manera fortuita, de elementos que los ayudan a combatir sus miedos y pesadumbres existenciales.

En escena el Dr. Roda (Néstor Chávez) y Fernando (Jonathan Salazar). Foto: Cortesía del Departamento de Comunicación Social de la FES Acatlán

En escena el Dr. Roda (Néstor Chávez) y Fernando (Jonathan Salazar). Foto: Cortesía del Departamento de Comunicación Social de la FES Acatlán

Al final de la presentación

La reacción del público fue unánime; estábamos satisfechos y felices porque presenciamos una función de mucha calidad, llena de frescura y dinamismo. No hubo momentos tediosos ni aburridos. Todos los espectadores fuimos llevados de la mano hacía el clímax y conmovidos por un final sorprendente.

Mi encuentro con las estrellas

Después de la merecida ola de aplausos que el público le entregó a los actores al término de la función, se acercaron a unas cuantas butacas de la mía dos actrices que participaron en la obra: Cintia Jiménez Morlán y Wendy Villalobos Acosta, quienes interpretaron los papeles de Cora Yako y Alicia, respectivamente. La primera fue interceptada rápidamente por algunos colegas. Mi instinto periodístico me indicó que debía apresurarme, así que no lo dudé y me aproximé a Wendy.

Ella, con una infinita amabilidad, me explicó que todo el proceso de pre producción de la obra –lecturas de mesa, selección de personajes, ensayos, elaboración de la escenografía, planeación de aspectos técnicos, entre otras actividades– lo desarrollaron a lo largo de ocho meses. Sus palabras me revelaron por qué esta representación tuvo una excelente adaptación y producción; ya que todo estaba en su lugar y en su tiempo correcto.

Al estar tan cerca de Cintia y Wendy sentí que estaba frente a dos estrellas de Hollywood. La pregunta inmediata fue ¿Por qué? La respuesta llegó segundos después. Las actuaciones de todos los actores de la obra fueron ejecutadas con verosimilitud; cualidad que únicamente se consigue cuando lo que se hace tiene pasión y se realiza –en términos románticos– con amor.

Chole (Karen Vargas) conmovió al público presente. Foto: Cortesía del Departamento de Comunicación Social de la FES Acatlán

Chole (Karen Vargas) conmovió al público presente. Foto: Cortesía del Departamento de Comunicación Social de la FES Acatlán

Más que una crítica, una emoción

No soy crítico de teatro y no creo mucho en lo que dicen, pues coincido con los párrafos de Rosario Castellanos: “no hay crítica sino críticos… por todas las pasiones que mueven y conmueven al hombre y le impiden lo que Platón llamaría la contemplación pura y sin mezcla de las esencias”. No obstante, considero que la participación de cada actor fue precisa y cargada de un profesionalismo envidiable.

Asimismo, la escenografía tenía un tono minimalista, pero con lo necesario para la trama; la selección musical fue un ingrediente acertado; el vestuario muy bien elegido y acorde a cada personaje. En conclusión, cada detalle fue cuidado hasta el final, lo cual agradecimos inmensamente.

Sin ningún intento de adulación y con palabras de un espectador común, esta puesta en escena es un espectáculo que nadie se puede perder, una historia extraordinaria y con una adaptación majestuosa, y una producción y dirección de primer mundo.

La Sociedad de Periodistas Muertos

Es una compañía de teatro independiente creada a finales de 1995 y dirigida desde entonces por Leticia Urbina Orduña. Su primera puesta en escena fue Las Noticias Del Día de Emilio Carballido, estrenada el 17 de abril de 1996. Dentro de las obras que han montado se encuentran A Puerta Cerrada de Jean-Paul Sartré, La Noche De La Iguana de Tennessee Williams, Rosa De Dos Aromas de Emilio Carballido y Por Amor Al Arte de Leticia Urbina, entre muchas otras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s