Hágalo usted misma

Por Fabiola Rocha González

Nadie está libre de sufrir una agresión. El aumento de la delincuencia es un hecho innegable, y no se puede permanecer indiferente ante él. Según reportes oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el documento de MUCD (México Unido Contra la Delincuencia) destaca que los delitos de alto impacto (robo, lesiones dolosas, homicidio doloso, secuestro y extorsión) aumentaron 8.2 por ciento entre febrero y abril de 2013.

Pero hablando de crimen en la sociedad, hay que subrayar también las agresiones que se cometen contra las mujeres por el sólo hecho de serlo. La violencia de pareja y sexual la ejercen, en su mayoría, hombres contra las mujeres y niñas.

Mujer maltratada con un bastón, de Francisco de Goya. Foto: franciscopose.blogspot.mx

Estas agresiones producen a las víctimas graves problemas físicos, psicológicos, sexuales y reproductivos. Es inminente garantizar una vida libre de violencia y es responsabilidad del Estado mexicano tomar medidas urgentes; pero también es necesario que las personas procuren hábitos de prevención y protección por su parte. Concretamente, las mujeres debemos ser conscientes de que tenemos la capacidad y las herramientas para hacerlo.

Una de las medidas que puede resultar muy efectiva es la defensa personal que nos proporcionan las artes marciales; pero hay sistemas que son más útiles para nosotras. Estas son sus características:

  • Está diseñado específicamente para mujeres, según sus condiciones físicas y psicológicas.
  • Debe requerir poco esfuerzo (no están basadas en fuerza, sino en agilidad).
  • Debe poder realizarlo desde una mujer joven hasta una mayor.
  • Deben ser ejercicios muy sencillos para poder recordarlos fácilmente.
  • El objetivo primordial de este método de defensa personal (y en realidad de las artes marciales) es evitar ser atacadas, no el vencer a nadie.
  • El sistema debe ser útil ante diversas situaciones de agresión.
Defensa personal. Foto: www.diariodelasierra.es

Defensa personal. Foto: http://www.diariodelasierra.es

Se debe estar preparada mental y técnicamente ante ellas para así poder enfrentarlas. Hay diversas formas, desde golpear con el puño, pie, rodilla y codos desde diferentes posiciones y ángulos; llaves, luxaciones, estrangulaciones, tanto de pie como en el suelo y se aprende a defenderse de armas blancas y de fuego. También se conocen los puntos vulnerables del cuerpo y como usarlos a favor.

Lo ideal es tomar medidas de precaución para evitarlo, pero si llega a suceder hay que actuar (denunciar, si es necesario acudir al médico y pedir información, así como asesoramiento legal). En cualquier lugar se pueden aprender estos métodos pero también se imparten talleres específicos para las mujeres, por ejemplo, en gimnasios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s